El épico Cruce los Andes se vive bajo la mirada de historiadores...

El épico Cruce los Andes se vive bajo la mirada de historiadores y docentes

96
0
Compartir

El Gobierno de San Juan impulsa el desarrollo del turismo histórico, una nueva actividad productiva que propone un viaje al pasado recorriendo las huellas de la gesta sanmartiniana.

La recreación de la epopeya sanmartiniana tiene en esta edición un particular condimento ya que cuenta con la participación de un nutrido grupo de historiadores y docentes, quienes tienen la oportunidad de vivir en primera persona a la épica travesía del general Don José de San Martín. El objetivo del Gobierno Provincial es darle impulso al turismo histórico, una nueva actividad productiva que permitirá no sólo dar a conocer la verdadera e íntima historia del Cruce de los Andes, sino que además generará empleo y colaborará para posicionar a la provincia como destino turístico en ese rubro.

Los historiadores y especialistas, llegados desde todas partes del país, aprovechan los parates en la ardua expedición para compartir conocimientos y debatir sobre la hazaña que fue clave para la liberación de una buena parte del continente.

La expedición sorteó ayer los más de 4800 msnm de El Espinacito y pese al cansancio tras una jornada extrema, todos los asistentes se congregaron junto al fogón para compartir datos históricos del Cruce y su visión sobre la epopeya sanmartiniana.

El reconocido historiador Eduardo Lazzari, columnista de Radio Mitre y TN, destacó la iniciativa de convocar a expertos en la materia: “Me parece excelente la invitación del Gobierno de San Juan. Si los historiadores conociéramos más los lugares, conociéramos más los ámbitos y personajes, sin duda la historia argentina sería mucho más armónica. Podríamos discutir algunos detalles pero no tanto los hechos como lo hacemos. Para mí realizar el Cruce de los Andes es una experiencia única, es descubrir la gigantesca grandeza de José de San Martín y el esfuerzo que hizo un país en un momento sin saber cuál era su destino pero que salió a buscarlo”.

“Experimentarlo es algo único. Para los historiadores no es común poder estar en el lugar de los hechos y más en lugares que estén vírgenes, tal como cuando pasaron los hechos hace doscientos años”, añadió Lazzari.

Otras de las expedicionarias, la vicedirectora del Colegio Central Universitario Mariano Moreno, Cristina Hebilla, se refirió a la importancia del intercambio de ideas entre historiadores: “La historia siempre tiene diferentes interpretaciones. Creo que hay una postura predominante referida a lo político y militar y hay algunos que intentamos darle una visión más social, referida a la participación del pueblo sanjuanino y los baqueanos”. Con respecto a estos últimos, destacó su labor: “Ni San Martín podría haber realizado su gran hazaña ni nosotros esta recreación sin los baqueanos. Son los que conocen el territorio y sus peligros, dónde hay agua. Son fundamentales”.

La docente destacó también el fuerte liderazgo del Padre de la Patria: “Hay que resaltar cómo logró San Martín que la gente creyera en semejante proyecto y tuviera confianza para cruzar estas montañas”, señaló.

El profesor Hernán Videla, por su parte, también compartió su experiencia y destacó los valores humanos que fomenta la misma: “Sin dudas es la situación más emocionante de mi vida. Lo que más me llamó la atención fue la relación del grupo humano. Prácticamente todos éramos desconocidos pero lo inhóspito del paisaje y su peligrosidad generaron entre nosotros vínculos muy fuertes solidaridad y compañerismo”, señaló.

Ayer los expedicionarios concluyeron la jornada más ardua

El sol intenso acompañó cada segundo a los expedicionarios aunque el viento fresco fue un paliativo para los 50 expedicionarios que este año emprendieron la difícil aunque reconfortante aventura de recrear el Cruce de los Andes que realizó el General Don José de San Martín junto a parte de su tropa en el marco de su gesta libertadora.

A las 7 de la mañana y después de desayunar, la comitiva partió desde Los Hornitos para emprender el máximo desafío que les depara el Cruce: subir El Espinacito. Allí, a más de 4800 msnm, la fila de mulas y caballos avanzó en hilera sobre los estrechos corredores hasta el punto del recodo final, donde los jinetes debieron enfrentar sus miedos y los animales entregaron todo hasta el agotamiento.

El grupo encabezado por el ministro de Gobierno, Emilio Baistrocchi, sorteó con éxito el punto máximo que alcanzaron las tropas sanmartinianas. Después de 10 horas de una ardua cabalgata establecieron campamento en Vegas de Gallardo, desde donde  partirán hacia el refugio Ingeniero Sardina.

El Cruce tendrá su momento cúlmine , cuando argentinos y chilenos se reúnan en el límite internacional para conmemorar 201 años del aniversario de la batalla de Chacabuco y reafirmar el compromiso de integración regional.

 

  • ESCRITO POR PRENSA
  • MEDIOS