Día Mundial de la Salud Mental: sufrir la desaparición forzada, un dolor...

Día Mundial de la Salud Mental: sufrir la desaparición forzada, un dolor diario y latente

61
0
Compartir
"Nuestros equipos en Reynosa a menudo han sufrido la desaparición de algún familiar y que tienen la necesidad urgente de hablar y expresar su dolor", explica nuestra psicóloga, Nora Valdivia.Christina Simons/MSF

En los últimos años, México se ha convertido en uno de los países con más desapariciones forzadas y suma 37.000 casos registrados. Los familiares necesitan expresar su dolor, gestionar sus emociones y recuperar el sentido de vivir.

Juan Carlos Arteaga, referente de salud mental de México y Honduras, y Nora Valdivia, psicóloga clínica de nuestro proyecto en Reynosa, en el norte del país, describen el impacto de este flagelo en la salud mental como una herida abierta, que necesita resolverse para sanar completamente.

Gladys* caminaba despacio, hablaba lento, parecía enferma. Su rostro lucía cansando, triste, desanimado. Había días en que manifestaba esperanza por encontrar a sus nietos y otros se sumergía en un dolor profundo por la desaparición de ellos, su hijo y su nuera. Desde ese momento, cinco años atrás, dejó de dormir, de comer. La búsqueda sin respuestas la había agotado a tal punto que se sentía muy débil.

Esta abuela y madre es una de los tantas pacientes, la mayoría mujeres, que atendemos de manera recurrente en el proyecto de atención integral (médica, psicológica y social), dirigido a supervivientes de violencia y violencia sexual en Reynosa, en Tamaulipas, uno de los Estados al norte de México con mayor desaparición forzada. Se debe “al contexto de violencia que se vive en la zona fronteriza”, dice Juan Carlos Arteaga, nuestro referente de salud mental en México y Honduras.

Cuando la violencia comenzó a agudizarse en este territorio, identificamos la necesidad de intervenir. A finales de 2016, comenzó un proyecto con un enfoque en salud mental, porque el tipo de violencia que se vive en el día a día “deja grandes secuelas psicológicas”, dice Arteaga.

Nuestros equipos en Reynosa identifican de manera regular pacientes como Gladys, que han sufrido la desaparición de algún familiar y que tienen la necesidad urgente de hablar y expresar su dolor. Eso cuenta Nora Valdivia, la psicóloga que atendió a Gladys.

Valdivia dice que llega un momento en el que este tipo de pacientes sienten que el flagelo los rebasa por ese duelo inconcluso y necesitan hablar, pero a la vez sienten miedo de contar lo que les sucede por temor a que desaparezcan otros familiares o a que tomen represalias contra ellos.

Si la desaparición forzada tuviera un enfoque sanitario se visibilizarían muchos más casos de este tipo. Nora recuerda que cuando Gladys llegó a la primera consulta sufría una depresión crónica: “Al haber pasado tantos años, ella tenía una resignación en cuanto a su hijo y su nuera, pero no en cuanto a sus nietos porque eran pequeños y tenía la ilusión de encontrarlos”, cuenta.

Desde ese momento comenzaron un proceso de terapia arduo: “Al principio fue complicado. Tenía muchas emociones, mucho dolor y llanto. Pero conforme fuimos trabajando cada sesión, ella aprendió a gestionar sus pensamientos, recuperó el enfoque en sí misma, el sentido de vivir, además de su salud física. El desgaste fue menor y ya podía dormir”, recuerda Valdivia.

Gladys le decía en las terapias, “qué bien se siente poder dormir después de tantos años”. Y es que, según Valdivia, la pérdida del sueño es uno de los síntomas que presentan este tipo de pacientes, junto con la falta de apetito, el desánimo y la tristeza profunda. “Es como un dolor latente –agrega–. Una tortura diaria porque no saben qué ha pasado con su ser querido, no saben si sigue vivo, o en qué circunstancia está. Son preguntas y pensamientos que vienen a ellas constantemente”.

Como una enfermedad crónica

A partir de las primeras terapias el paciente comienza a mejorar. Arteaga dice que “normalmente manifiestan una recuperación del sueño y apetito. Por otra parte, los pensamientos de ansiedad disminuyen, junto con los demás síntomas”. Por lo tanto, su calidad de vida mejora porque “con la desaparición de sus familiares, parece como si ellos también hubieran desaparecido. Como si su vida se hubiera extinguido”, dice Valdivia.

“Aunque con las terapias sí disminuyen las sintomatologías -dice Arteaga- manejamos este tipo de casos como si tuvieran una enfermedad crónica, de larga duración, porque al no tener certeza sobre el destino de sus seres queridos no pueden tener una recuperación absoluta. La desaparición es como una tortura. Es algo que va a estar continuamente hasta que de una u otro forma se resuelva para cerrar ese ciclo”.

Es difícil tener claridad para hablar sobre el fenómeno de la desaparición forzada en México porque hay pocos registros y el contexto de violencia en Reynosa inhibe a las víctimas, lo que hace que su acceso a la salud mental se limite, especialmente cuando sigue estigmatizada. “Falta educación en el país sobre lo que realmente atiende la psicología, sobre la importancia de tratar situaciones emocionales que nos desgastan”, dice Valdivia.

Para superar este tipo de obstáculos, llevamos a cabo en Reynosa un trabajo comunitario que difunde los servicios médicos, psicológicos y sociales que tiene a disposición de la población que vivencia estos casos. De enero a junio del 2018, los equipos de educación en salud han llegado a poco más 32.800 personas. En tanto que los equipos sanitarios han realizado 1.732 consultas de salud mental y 1.347 consultas médicas.

*El nombre fue cambiado por motivos de seguridad.

Llevamos a cabo un proyecto en la ciudad de Reynosa, Tamaulipas, con el objetivo de ofrecer atención médica, psicológica y social, de manera gratuita y confidencial en distintos puntos de la ciudad.