Inicio Religión Cercanía y oración de Mons. Dus con las víctimas del temporal

Cercanía y oración de Mons. Dus con las víctimas del temporal

63
0

 El arzobispo de Resistencia, monseñor Ramón Alfredo Dus, expresó su solidaridad y cercanía a los hermanos que sufren a causa de las lluvias y las inundaciones. En su mensaje, deseó que sea una ocasión para la solidaridad y la cercanía.

El arzobispo de Resistencia, monseñor Ramón Alfredo Dus, envió un mensaje a la comunidad en el que asegura su oración y solidaridad del corazón “con todas nuestras familias, con nuestra ciudad de Resistencia y con toda la arquidiócesis en esta situación especial de inundación y de lluvia”. 

“Que esta ocasión sea realmente para todos una oportunidad para compartir entre muchos, también una gran ocasión para la solidaridad y la cercanía, por eso nuestra oración y nuestro ruego desde acá es que el Señor y la Virgen Madre nos fortalezca en este momento, de modo especial con aquellas personas que están evacuadas y que sufren gran necesidad, y que han sentido también el peso del temporal en sus casas, para que nos ayude a todos a una grandeza de corazón, a mostrar y visibilizar nuestra dignidad en afrontar con esperanza esta situación especial”, expresó el prelado desde Entre Ríos, donde se encuentra visitando a su familia. 

“Que el Señor derrame una gran bendición a todas las personas que generosamente sirven, se solidarizan y están cercanos con los que más necesitan”, rezó monseñor Dus, y aseguró: “Compartimos este momento con la esperanza de que salgamos siempre fortalecidos, como lo hemos hecho en tantas otras ocasiones en nuestra ciudad y en nuestro medio”. 

El prelado reiteró su agradecimiento y a tantos que se han movido para auxiliar a la gente necesitada de las comunidades y de la gran ciudad de Resistencia, y en el marco del Bautismo del Señor, celebrado el domingo, rogó que Jesús “nos fortalezca en la caridad y en la solidaridad, que es ciertamente la fuerza que transforma las situaciones difíciles” convirtiéndolas en tiempos de gracia y transformando también a las personas. 

Finalmente, imploró la bendición de Dios “sobre nuestras comunidades, sus pastores, sobre nuestros sacerdotes, los diáconos permanentes y también los agentes pastorales y las personas de buena voluntad que se han movido a compartir, que es un don del Señor que podamos hacerlo con un corazón generoso”. 

“Dios nos bendiga, nos ampare, y Dios auxilie a quienes más lo necesitan”, rezó, “unidos en la oración para que este tiempo la situación se mejore, para alcanzar el consuelo para muchos, y también para alegría de muchos que se han movido a compartir, a la caridad y al testimonio fraterno”.+