Bachelet: Hay que hacer más por los niños con discapacidades

Bachelet: Hay que hacer más por los niños con discapacidades

26
0
Compartir
© UNICEF/Vishwanathan Anupriya participa de una actividad en su escuela.

A pesar de que se cumplen 30 años de la Convención sobre los Derechos del Niño, a los pequeños con discapacidades se les continúa violando sus derechos humanos con frecuencia y facilidad. La Oficina de la ONU para los Derechos Humanos pide que sean empoderados y que se escuchen sus voces alrededor del mundo.

Los 93 millones de niños con discapacidades que existen en el mundo tienen más probabilidades de que les violen sus derechos humanos desde el mismo momento en el que nacen, y se necesita hacer más para protegerlos, aseguró la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos este lunes en Ginebra.

Michelle Bachelet recordó de que a pesar de que han pasado 30 años desde que se aprobó la Convención sobre los Derechos del Niño, y se ha avanzado mucho, todavía millones de menores en el mundo continúan siendo privados de sus derechos fundamentales, y un número desproporcionado de ellos tienen alguna discapacidad.

Es posible que no se escuchen sus voces, incluso en cuestiones cruciales como dónde viven, con quién viven y qué es lo que más les conviene.

Muchas veces el nacimiento de un niño con discapacidad ni siquiera es registrado, pueden ser colocados en instituciones que niegan su derecho al hogar y la familia y no apoyan su inclusión en la educación; además de que están en riesgo de violencia, abuso y negligencia.

“Es posible que no se escuchen sus voces, incluso en cuestiones cruciales como dónde viven, con quién viven y qué es lo que más les conviene. Se enfrentan a riesgos particulares en situaciones de conflicto o crisis humanitaria”, expresó Bachelet ante los Estados miembros del Consejo de Derechos Humanos.

La Alta Comisionada afirmó que, ante todas esas realidades inaceptables, solo puede existir una respuesta y ésa es redoblar el compromiso para empoderar a todos los niños para que sus derechos sean ejercidos.

“El empoderamiento es tanto el medio como el producto final del respeto y la realización de los derechos humanos. Permite a los niños ser plenamente incluidos en sus familias, comunidades y sociedades. Asegura que estén protegidos de la violencia y el abuso. Fundamentalmente, garantiza que sean escuchados”, explicó.


ONU / Violaine MartinLa Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, participa en la apertura del 40° período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Escuchar a los niños con discapacidades es empoderarlos

Para Bachelet es fundamental una educación inclusiva que vaya más allá de impartir conocimientos y fortalezca las voces de los niños para que participen en sus comunidades, salgan de la pobreza y estén protegidos de la explotación.

“Como lo enfatizó el Comité de los Derechos de las Personas con Discapacidad, esto implica una transformación en la cultura, la política y la práctica para acomodar la diversidad y las identidades de todos los estudiantes: la educación inclusiva es un derecho de todos los estudiantes y beneficia a toda la sociedad”, dijo, señalando que aún existen muchas barreras para lograr este fin.

Algunas de las dificultades son prácticas, por ejemplo, cuando las escuelas no están adecuadamente equipadas o adaptadas.

Se trata de adaptar los sistemas, los métodos de enseñanza y las instalaciones para garantizar que los estudiantes puedan ser incluidos y acomodados por completo.

“La educación inclusiva no se trata simplemente de ubicar a los niños con discapacidades en las escuelas ordinarias y dejar que se ajusten a los requisitos estandarizados. Se trata de adaptar los sistemas, los métodos de enseñanza y las instalaciones para garantizar que los estudiantes puedan ser incluidos y acomodados por completo”, explicó.

El estigma y la discriminación, la falta de conciencia o las creencias infundadas de que los niños con discapacidades no pueden aprender son otro tipo de barreras, así como la falta de datos, que hace que sean excluidos de la educaciónporque no existe una medición correcta de sus necesidades.

En el caso de las niñas, resaltó Bachelet, son desempoderadas por su discapacidad pero también por motivos de género.


UNICEF/Tapash PaulUna niña con una discapacidad sujeta una pizarra para mostrar su dibujo en un centro de educación prescolar apoyado por UNICEF en Bangladesh.

La esperanza

La Alta Comisionada recalcó que los desafíos son grandes, aunque las oportunidades para superarlos son mayores.

“En el reciente informe de mi Oficina al Consejo sobre este asunto, describo recomendaciones concretas sobre cómo los niños con discapacidades pueden ser capacitados para decidir por sí mismos y cómo se les puede poner en pie de igualdad con todos los niños. Esto requiere defender sus derechos en las leyes, políticas y estrategias nacionales en todos los niveles, y poner fin a los estereotipos dañinos y la discriminación para que puedan vivir dentro de sus propias familias y comunidades. También requiere generar con urgencia los datos que necesitamos para resaltar las brechas y aprovechar los logros”, dijo.

Para Bachelet, poner en práctica esas recomendaciones en cada país, será la única manera de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030, especialmente en el tema referido a la educación inclusiva y equitativa.

“Los exhorto a todos a trabajar con compromiso para que todos los niños puedan vivir una vida digna, construir sus sueños, luchar por sus objetivos y lograr su futuro más brillante”, concluyó la Alta Comisionada.