Inicio Iglesias LA RED DAR ARGENTINA PRESENTE EN LA AYUDA A LOS INUNDADOS EN...

LA RED DAR ARGENTINA PRESENTE EN LA AYUDA A LOS INUNDADOS EN EL INTERIOR DEL PAÍS

104
0

Durante los primeros días del año, cada gota de agua que cayó del cielo agravó la inundación que azotó al norte argentino, la cual dejó a su paso la destrucción, la pérdida de los bienes materiales y recuerdos afectivos. 

Mientras esta situación tenía lugar, a kilómetros de distancia, la solidaridad se hizo presente, lo que permitió que a las últimas semanas las donaciones llegaran a Santa Margarita, ubicado al norte de la provincia de Santa Fe. Desde la localidad antes mencionada, se ayudó a otras localidades afectadas de la provincia y Chaco. 

Dar Argentina (Red de Ayuda Humanitaria de ACIERA), junto a la Iglesia Transparente de Villa Real, Asamblea Cristiana de Villa Devoto, ICEP San Martín, Iglesia del Faro de Lanús, Renuevo Social, ACMA Saavedra y vecinos del parque Saavedra y Rescata tu Vida, así como otras iglesias locales que acercaron ayuda a las anteriormente citadas, participaron en asistencia a las localidades necesitadas a través del envío de las donaciones.

Las instalaciones de la Iglesia Transparente sirvieron como centro de acopio de los cientos de donaciones para ser trasladadas al interior. Allí, se juntaron elementos de higiene personal, alimentos no perecederos, leche larga vida, agua mineral, lavandina, pañales, ropa para niños y adultos, calzados, entre otros. Asimismo, provenientes desde la iglesia del Faro, se puso a disposición un vehículo que fue instrumento para que la ayuda llegara a destino a las diferentes localidades afectadas. 

Por otro lado, durante el mes de enero, voluntarios de Dar Argentina se unieron al trabajo de limpieza de casas en el programa Regreso a Casa de la asociación civil Solidaridad Cristiana en Concordia, Entre Ríos.

La labor que llevaron a cabo, permitió a damnificados de las inundaciones que azotaron al norte argentino, volver a sus hogares para empezar de nuevo, luego del paso atroz del agua y la destrucción que dejó. 


Las jornadas de trabajo han sido arduas, pero Dios mostró su fidelidad a los voluntarios que aportaron su servicio en el lugar.