Inicio ONG's La ayuda de Cáritas Líbano, clave tras las explosiones en Beirut

La ayuda de Cáritas Líbano, clave tras las explosiones en Beirut

64
0
Cáritas en acción ante el drama humanitario en El Líbano

La organización ayudó a más de 200.000 personas, distribuyendo 158.000 raciones de comida y proporcionando atención médica y medicamentos a más de 38.500 personas. Los jóvenes voluntarios, el motor.

Tras las explosiones del 4 de agosto, en la zona portuaria de Beirut, la ayuda de Cáritas Líbano fue crucial para apoyar a la población, en un país asolado por una devastadora crisis económica y política, además de la pandemia de la Covid-19.

Cáritas ayudó a más de 200.000 personas, distribuyendo 158.000 raciones de comida y proporcionando atención médica y medicamentos a más de 38.500 personas.

Además, un número cada vez mayor de libaneses sigue dependiendo de la asistencia de los más de 80 centros de ayuda de Cáritas, en el país. Las explosiones hicieron que la mitad de los hospitales de Beirut no funcionaran y las tarifas del sistema sanitario libanés, muy privatizado, están fuera del alcance de muchos bolsillos.

El trabajo de Cáritas Líbano en el país es vital ahora más que nunca, así como la contribución de los 1.000 voluntarios que trabajan en la Unidad Juvenil de Respuesta de Emergencia de Cáritas Líbano.

“Como dijo el papa Francisco, los jóvenes representamos el futuro, pero también el presente”, destacó Peter Mahfouz, responsable del departamento de la juventud de Cáritas Líbano.

“No podemos quedarnos quietos mientras nuestra gente sufre. Tenemos el poder de cambiar las cosas y energía suficiente para ayudar a nuestras comunidades y, por lo tanto, tenemos el deber de actuar. Es nuestra responsabilidad hacer los cambios que queremos ver. Como juventud de Cáritas Líbano, nos unimos como una gran familia en nombre de la solidaridad”, agregó.

En las semanas siguientes a las explosiones, muchos nuevos jóvenes voluntarios se unieron a las filas de la Unidad Juvenil de Respuesta de Emergencia. Los jóvenes voluntarios de Cáritas hacían a menudo turnos consecutivos, saliendo a la calle para ayudar a la gente, día y noche, con una energía y un humor ilimitados. Sirvieron comidas calientes, distribuyeron medicamentos y ayudaron a la gente a limpiar sus casas después de la explosión.

“La juventud de Cáritas Líbano adoptan principios de voluntariado y trabajo en equipo, basados en la doctrina social de la Iglesia. Nuestros jóvenes voluntarios están impulsados por el entusiasmo de servir a los más necesitados y construir sociedades guiadas por la justicia”, afirmó Mahfouz.

Los jóvenes de Cáritas Líbano estuvieron presentes para ayudar a los equipos técnicos a proporcionar materiales y apoyo a las personas en la reconstrucción de sus viviendas. Ayudaron a renovar setecientas casas en los primeros cinco meses después de la catástrofe. Los esfuerzos de reconstrucción en el Líbano siguen adelante.

El objetivo no es sólo proporcionar ayuda material, sino también ofrecer esperanza y consuelo a las comunidades que se han visto azotadas por la pobreza, la enfermedad y las catástrofes. Vea cómo los jóvenes de Cáritas Líbano celebran la Navidad con una comunidad.

La crisis económica y política, además de la pandemia y la catástrofe del pasado verano, están teniendo un gran impacto en la juventud del Líbano, cuyo futuro es cada vez más incierto. Pero los jóvenes no pierden la esperanza de futuro en su propio país.