Inicio Religión El Papa calificó de «cobarde» el secuestro de 317 niñas en Nigeria

El Papa calificó de «cobarde» el secuestro de 317 niñas en Nigeria

86
0

El pontífice sumó su voz a la de los obispos de Nigeria para condenar el secuestro de 317 niñas, sustraídas de su escuela en Jangebe por unos hombres armados las noche del 25 de febrero.

El Papa condenó este domingo el «cobarde» secuestro de 317 niñas en Nigeria. «Sumo mi voz a la de los obispos de Nigeria para condenar el cobarde secuestro de 317 niñas, sustraídas de su escuela, en Jangebe, en el noroeste del país”, señaló el pontífice tras el rezo del tradicional Ángelus.

Francisco aseguró que reza por estas niñas para que «pronto» puedan volver a casa. «Estoy cerca de sus familias y de ellos mismos. Recemos a Nuestra Señora para que los guarde», afirmó el Papa.

Las 317 niñas fueron secuestradas por unos hombres armados la noche del 25 de febrero. Así lo afirman los maestros y padres de las chicas, según los cuales un centenar de hombres armados llegaron a bordo de vehículos todoterreno y motocicletas entrando en la escuela alrededor de la medianoche.

Este nuevo secuestro masivo tiene lugar una semana después del perpetrado el 16 de febrero en una escuela secundaria en Kagara, estado de Níger, en el norte de Nigeria, donde al menos 27 estudiantes, un maestro y seis miembros de su familia fueron secuestrados por hombres armados.

En una nueva señal de la degeneración de la inseguridad en grandes áreas de Nigeria, al menos 16 personas murieron el 23 de febrero en un ataque con mortero y granadas propulsadas por cohetes en los suburbios de Maiduguri, la capital del estado de Borno. El asalto fue reivindicado en un video por Jama ‘at Ahl as-Sunnah lid-Da’wah wa’l-Jihad, la rama de Boko Haram, dirigida por Abubakar Shekau.

El hecho de que las autoridades federales y los estados individuales no garanticen la seguridad está aumentando el número de fuerzas de autodefensa promovidas por las comunidades locales. Un fenómeno que contribuye a debilitar la unidad nacional como recientemente denunciaron los obispos nigerianos. 

Por otra parte, las presiones de autodefensa están ganando terreno rápidamente. Son muchas las etnias que están haciendo sonar los tambores de guerra, exigiendo no solo una mayor autonomía, sino también la renuncia definitiva a una nación en la que han perdido toda la confianza y el sentido de pertenencia. Las demandas de secesión étnica no deben ignorarse ni tomarse a la ligera”, se lee en una declaración firmada por monseñor Augustine Obiora Akubeze, arzobispo de Benin y presidente de la Conferencia Episcopal de Nigeria (CBCN).

Según los obispos, “Nigeria está al borde del colapso” y está en peligro de dividirse.