Inicio Actividades Colecta Anual de Cáritas : Monseñor Carlos Tissera, Obispo de Quilmes y...

Colecta Anual de Cáritas : Monseñor Carlos Tissera, Obispo de Quilmes y Presidente de Cáritas Argentina, se reunió con periodistas

104
0

En el marco de la Colecta Anual de Cáritas que se realizará el 8 y 9 de junio en todo el país, bajo el lema «Compartir transforma vidas», Monseñor Carlos Tissera, Obispo de Quilmes y Presidente de Cáritas Argentina, se reunió con periodistas y los invitó a sumarse en la difusión.

“Gracias a los medios, podemos convocar a los argentinos y argentinas a solidarizarse con los que más lo necesitan a través de una colaboración generosa que nos ayude a sostener nuestros centros de asistencia y acompañamiento que tenemos en las 3.500 parroquias, en 66 diócesis de todo el país.”“Cáritas vive de la caridad. Articulamos algunos proyectos con el gobierno nacional, los gobiernos provinciales y municipales pero el trabajo de Cáritas se sostiene gracias a la ayuda de las personas, tanto con sus aportes económicos como con su trabajo voluntario, que van más allá de la Iglesia Católica, porque Cáritas está abierta a recibir a todos y acompañar a todos.”
“En este momento difícil y crítico que vive el país, Cáritas es como la sangre que asiste urgente cuando se abre una herida. Ahí estamos, cuando hay una emergencia climática, cuando falta el trabajo, cuando la droga trae problemas en las familias y en los barrios; escuchando y atendiendo las necesidades de la gente. Nuestros programas están presentes todo el año, conteniendo muchas realidades difíciles que viven las familias argentinas.”
 Frente a la pregunta por el aumento de los índices de la pobreza, si bien aclaró que Cáritas no se dedica a medir ni llevar estadísticas, respondió que “sensiblemente lo vemos en las parroquias y capillas, la necesidad de hacer refugios para gente que queda en la calle, a veces transitoriamente por falta de trabajo, o por migrar de una provincia a la otra. Cáritas siempre ha procurado la promoción humana y no solamente quedarnos en la ayuda inmediata. Sin embargo, lamentablemente, esta necesidad se recrudeció”.
“Vemos la falta de trabajo.” En este sentido, dijo Tissera que Cáritas, como otras organizaciones, toma el pulso de la realidad y ve, en las parroquias, a la gente pidiendo oraciones tanto para conservar el trabajo como para obtenerlo.
 María Lagos, Responsable de Desarrollo de Recursos de Cáritas, se refirió puntualmente a lo recaudado en las últimas ediciones de la Colecta Anual y afirmó que, si bien el compromiso de la gente mejoró, y eso se ve nominalmente en el incremento de los aportes, la demanda aumenta y los recursos no alcanzan para responder a la necesidad ni para hacerle frente a la inflación. En relación a este tema explicó también que en el último año hubo una leve tendencia en la disminución de las donaciones mensuales y el incremento de las donaciones por única vez.
 Monseñor Tissera se refirió a la articulación con el gobierno nacional y los gobiernos locales. Explicó que hubo un aumento de las partidas y que se han normalizado los pagos pero, al mismo tiempo, recalcó que se generaron otras situaciones que hacen que el aporte sea insuficiente. “A los lugares no acuden sólo los niños, que es lo que cubren las becas, sino también tenemos que ayudar a sus padres y a sus abuelos”, explicó y argumentó: “la realidad argentina no es una cuestión simplemente de asistencia. Hace falta mover a la máquina productiva del país que es lo que genera el trabajo y lo que articula la verdadera justicia social.”
 Juan Pablo Gasme, responsable de Desarrollo Institucional, habló del tema de la alimentación, que Cáritas aborda desde sus comedores, y destacó que no se trata sólo de brindar un plato de comida sino de la nutrición en sentido más amplio y en la necesidad de siempre mirar este tema desde una perspectiva integral y no desvincularla de los procesos de promoción humana. En este marco, mencionó la iniciativa “Comer Bien” que busca la articulación de distintas organizaciones que trabajan en esta temática.
 Monseñor Tissera habló también de la educación, otro de los ejes de trabajo de Cáritas: “sabemos que la realidad de la pobreza es muy dura. A veces los niños no tienen ni siquiera un lugar donde apoyar el cuaderno para hacer los deberes en la casa. Vemos que el aprendizaje de los niños está muy dañado. En este sentido Cáritas acompaña a través de sus voluntarios. Muchos niños han progresado y sus padres y madres están muy agradecidos porque además de contenerlos, ven cómo mejora su autoestima. La educación hace a la salud de un pueblo.”
 Cerrando el encuentro, Monseñor Tissera retomó el lema de la Colecta “Compartir transforma vidas” e invitó a la reflexión: “el otro es un ser humano, no un número. A veces se habla de la pobreza, nosotros preferimos hablar de los pobres: puede ser mi papá, mi mamá, mi hermano, mi abuela…”
 Frente a la pregunta acerca de la convocatoria que hizo el gobierno para los 10 puntos de consenso, Tissera respondió “una buena política no puede estar limitada simplemente a lo económico. La política genuinamente entendida debe atender al bien común y esto significa precisamente la justicia social. Este tema de los hermanos sufrientes no podemos dejar de verlo.”
 En este sentido Monseñor Tissera habló de la importancia de forjar la cultura del diálogo y del camino necesario que debemos hacer para llegar a ser una sola familia: “en la mesa familiar no puedo estar discutiendo cualquier tema cuando el que está a mi lado no está comiendo. Tenemos que procurar primero las cosas elementales y después recién podremos discutir otras cosas.”