SÍNTESIS MISA ARQUIDIOCESANA DE NIÑOS 2018

SÍNTESIS MISA ARQUIDIOCESANA DE NIÑOS 2018

131
0
Compartir

Con la alegría característica de una Misa festiva que congrega a más de 6.000 personas en el estadio Luna Park de la ciudad de Buenos Aires, se realizó esta eucaristía especialmente dedicada a los niños el sábado 18 de agosto.

Antes de la misa, hubo música en vivo interpretada por el grupo musical que coordina el padre Ricardo Aloé, párroco de San Bernardo.

 

 

El padre Lorenzo “Toto” De Vedia subió al escenario a agradecer que la colecta de esta misa fuera destinada al Instituto Nuestra Señora de Caacupé de la Villa 21-24 de Barracas. Con lo recaudado se comprarán pupitres, sillas y pizarrones para la nueva aula que inaugurarán el año próximo.

El Grupo Sagrada Teatro, de la parroquia Sagrada Eucaristía y coordinado por Héctor Freire,  interpretó una obra cuyo tema era el del Evangelio de esta Misa: la historia de Zaqueo, aquel rico cobrador de impuestos que vivía en Jericó y que, cuando Jesús pasó por allí se subió a un árbol para poder verlo porque era muy bajito de estatura. Cuando Jesús pasó caminando delante de él le dijo –diciéndole por su nombre– que esa noche iría a cenar a su casa. Zaqueo esa noche se arrepintió ante Jesús de su conducta usuraria y le devolvió el dinero a quienes se lo había tomado injustamente.
Con más de 10 actores en escena y en formato de obra musical, la recreación del evangelio fue a la vez pedagógico, bello y muy comprensible para los chicos. El lema final fue: “Jesús es modo amar”.

La misa fue presidida por el cardenal primado de la Argentina y arzobispo de Buenos Aires Mario Aurelio Poli y concelebrada por cuatro de sus obispos auxiliares: Ernesto Giobando (Vicario para los Niños de Buenos Aires), Gustavo Carrara, Joaquín Sucunza y Juan Carlos Ares. Concelebraron también más de 40 sacerdotes  de toda la arquidiócesis.

Como ya es un clásico, en el momento del rezo del Gloria una lluvia de papelitos cayó sobre las gradas y plateas.

El cardenal Poli, al finalizar la misa, agradeció el aporte de los chicos al “Sinodito”. Recordemos que la arquidiócesis de Buenos Aires está transitando su primer Sínodo Arquidiocesano. También se rezó la Oraciòn de los chicos de Buenos Aires por el Sínodo.

Se consagraron las vidas de todos los asistentes a María, “para que Jesús se haga presente en nuestro corazón”, indicó el cardenal Poli.

Acto seguido, el vicario para los niños, monseñor Ernesto Giobando, agradeció a todos quienes hicieron posible esta fiesta de la fe de los más chiquitos de Buenos Aires.

La próxima convocatoria de la Vicaría de Niños es para el sábado 20 de octubre en la tradicional Peregrinación Mariana Infantil que es co-organizada por las cuatro vicarías porteñas.